Otro sitio más de WordPress.com

Más reciente

When we walk on fields of gold

–¿Quieres que te diga la verdad? –Preguntó de pronto, sintiéndose envalentonada gracias a los efectos del alcohol. Igualmente susurrando para que se convirtiese en un secreto entre ambos– La verdad es que tengo miedo de nunca poder decirle a nadie que me acuerdo de él “cuando sopla el viento entre los campos de trigo”
–Miedo a una vida vana, en la que las cosas no sean malas, pero donde nada haya cumplido las expectativas que un día fijaste –Añadió él, comprendiendo a la perfección  a qué se refería.
–Veo amanecer y ya no es especial… supongo que porque amanece todos los días. Y al atardecer se me olvida pararme a pensar de qué color es el cielo. Lo veo sola y lo pienso sola. Y luego por la noche suelen bajar las nubes.

Anuncios

Cosas buenas y bonitas…

Hola amigüitos! Cómo están??
Yo estoy muy bien. Parece que últimamente mis días están llenos de cosas buenas e importantes lecciones.
Soy yo la única a la que la música y los olores le trasladan en el tiempo?? No verdad? Normalmente me llevan al pasado, a veces  un momento concreto y otras a algo indefinido, a "el verano", "las nocheviejas", "El Retiro"… pero muy excepcionalmente hay alguna que otra canción que me traslada al futuro. Curioso como el pasado y el futuro siempre parecen mejor que el presente. "Mañana me sentiré mejor" o "antes todo era más fácil". Entre tanto play y tanta nostalgia se me olvida que vivo en el presente. Pero eso no viene a cuento. El caso es que de pronto he tenido una visión. Un futuro MUY plácido, en un apartamento con el suelo de parqué, cerca del centro, haciendo un storyboard en mi estudio por la noche. En mi visión no vivo en el mejor barrio (lo cual contrasta un poco con los suelos de parqué), pero sí lleno de vida. En mis pequeños viajes al futuro siempre estoy sola… Rara vez invito a nadie a mis sueños. Los que así me gustan las cosas, con invitados pero en mi propia pecera. La gente siempre viene y se va… yo soy la única que me quedo siempre conmigo. Eso suena triste, pero lo digo en un tono feliz. Por lo menos yo me tengo a mí, con mis ideas y mi personalidad, que ya es mucho más de lo que otros pueden decir.
Me gusta mi visión del futuro, pero aún tengo algún año que esperar. Por lo pronto voy a vivir un año más en mi apartamento, lo cual imposibilita el suelo de parqué, el centro y la soledad.
Cambiando de tema… qué gran semana de lecciones y "ostiazos". El lunes me quedé al workshop. Tenía pensado quedarme a absolutamente todos los de este semestre, pero ahí tenéis: el primero fue el lunes, que estábamos a semana 10. Hice un dibujo del que la verdad es que estoy MUY satisfecha, y luego vi a Albert, quien, entre pitos y flautas comentó que quería vender una mesa de dibujo… casualmente, yo ando queriendo comprar una, así que el trato está cerrado. Luego, yendo hacia casa, pedí la cartera. Sí señores, la perdí, en la parada del autobús 38, en Geary y Fillmores. Y todo, absolutamente TODO (Con la única excepción de mi tarjeta de la universidad y mis pasaportes), estaba dentro. Tuve que llamar y cancelar mis tarjetas e ir al consulado a preguntarles qué hacer con el DNI… Me puse de un mal humor sin precedente, básicamente porque sabía que era culpa mía, por cabezaloca y por descuidada. El martes, y el miércoles los pasé terminando mi trabajo para Illustration I. El jueves fui a clase sólo habiendo dormido una hora. Saqué un sobresaliente alto, lo cual está muy bien, pero como gasté mi único dólar y 50 centavos en al autobús, casi me muero de hambre. No me quedaba dinero suelto (porque estaba todo en mi cartera), así que después de clase fui al banco a bujjjjcar una tarjeta temporal, hasta que lleguen las de verdad. Más tarde, después de caminar más de dos horas para llegar a casa (como ya he dicho, no tenía NADA de dinero suelto para el autobús), estaba felizmente sentada en el sofá del apartamento, charlando con Hana, cuando alguien llamó a la puerta. Eran dos apuestos mozos que habían encontrado mi cartera y me la devolvían… con ABSOLUTAMENTE TODO dentro. No es increíble?? Les quise invitar a tomar unas cervecillas o algo, pero después de dos días sin dormir trabajando en mis deberes, el apartamento daba ajjjjco y se fueron asustados. Jajajajaja!
Hoy me he despertado a las 10 (eso aquí es tarde, que conste) y he hecho algo de deberes, me he reído con Ed y Hana, he ido a Federal a recoger una pintora de Donna y he ido al cine con Laura. Hemos visto "I love you, man" y la verdad es que es MUY graciosa.
Ahora tengo tantísimo trabajo que hacer que debería estar temblando… pero ya me conocéis: soy demasiado vaga para estresarme. Tengo que terminar un stroyboard para mañana, empezar una pintura, barnizar la de Donna, hacer un examencillo online, terminar los deberes que no hice para el martes pasado e intentar hacer los que tengo para el martes que viene. Pero… como ya he dicho, no hay miedo. Esta semana está llena de cosas buenas y bonitas para mí.
Meudo post tan caótico… pero… no tengo tiempo (yo la verdad es que tampoco me apetece hacerlo) para cambiarlo, así que así se queda todo. Jejejejeej!

Un besituuuuu muy gordo a todos!! 😉

Primavera

Wola, amigüitos! Cómo están?
No creo ya que nadie me lea. Hace tanto que no escribo… Además, esto de los spaces ya se ha pasado de moda. Con tanto Tuenti, Facebook, Fotolog… Pero weno, tampoco escribí nunca para que otros me leyesen (Aunque se agradece, jajajaja), siempre ha sido más bien un desahogo. Lo que si he hecho siempre ha sido censurarme porque otros me leían. Qué cobarde…
Pero a lo que iba, que se me va el santo al cielo!
Escribo porque últimamente estoy reflexionando mucho y muy variado. Por fin terminó el verano. Le costó un invierno entero, pero ahora ya llegamos a la primavera, y eso no puede traer nada malo. La primavera siempre fue mi estación favorita cuando era pequeña. Las cosas parecen haberse calmado. La temporada de las rupturas sentimentales pasó y de pronto parece que todo el mundo está lleno de amor y sentimientos agradables. Yo… sigo a mi rollo, pero se me contagian los sentimientos agradables. Me gustan mucho mis clases y me siento mucho más querida que al principio. Qué boba me pongo a veces… Pero aún dudo y tengo miedo de que vuelva el fantasma del verano pasado. Ayer me enteré de que al semana 12 tengo una excursión. Pero como somos una escuela de arte, no podemos hacer excursiones normales, no. No podemos ir al zoo, a la catedral, al parque, a ver algún monumento… no, nosotros nos vamos al hospital! Claro que supongo que, si lo que queremos es dibujar vidas, no hay sitio mejor. El hospital debe ser el único lugar en el mundo en el que todo el mundo es consciente de la suerte que tiene de estar vivo. Sea por eso o porque al profesor luego le hacen descuento en el parking, no me hace nada de gracia. Nada más oírlo me eché a temblar. No tengo yo la cabeza para muchos meneos aún. Sin saberlo, han combinado las dos cosas que más miedo me dan en este momento: la muerte y la sociabilización. Por lo menos tengo 6 semanas para concienciarme.
En una nota más feliz os contaré que en el fin de semana me di un paseo por Height-Ashbury. Para los que tengais menos de 50 años (no sé xq alguien con más de 50 iba a leer mi blog… xD) os informaré de que ese sitio es la cuna del movimiento hippie. La cuna… si no la Meca. Por supuesto, los hippies que no murieron de sobre dosis, ahora están casados y con hijos, así que ya nadie conoce el verdadero significado del movimiento. Ahora son todo tiendas, cafés y casitas victorianas pintadas de colores. Pero no me importa. Sigue siendo un barrio precioso y con mucho espíritu. A veces me detengo un instante y me encuentro a mí misma deseando haber llegado aquí en 1960, cuando las drogas eran algo divertido y los jóvenes tenían algo que decir. Pero esto es el 2009, las drogas son malas y los jóvenes… yo qué sé qué nos pasa, jajajajaja. En una esquina vi un grupo de músicos que me gustó mucho. Al del uquelele ya le había fichado yo antes de verle tocando, jajajajaja. La musiquilla era medio folk y hablaban de lo mala que es la cocaína mientras se movían igual que lo haría un teleñeco. Me encantaron! Si supiese a qué horas tocan iría a verlos otra vez, especialmente ahora que sé que sólo se tarda unos 40 minutos en llegar. Me dan ganas de moverme más. Pero caminar sola durante horas, sin un motivo razonable para ello no es mi pasatiempo favorito; especialmente ahora, que no quiero gastar dinero. De hecho… os confesaré que he estado considerando no volver a casa en verano. Es tanto dinero… No sé en qué diablos estaba pensando cuando me vine tan lejos. No me arrepiento, conste, sigo estando enamorada de la ciudad y de algunas de las personas que he conocido, pero estoy tan lejos… Y no encuentro buenas ofertas de vuelos. Los precios siguen subiendo y el euro sigue bajando… mala combinación. Pero volveré. Necesito fiesta, necesito pueblo, necesito familia y necesito amigos. Pero creo que esta será mi despedida del verano a la española. Qué miedo me da sólo el pensarlo!
En fin, tengo que seguir haciendo deberes y creo que ya he escrito suficiente por todo el tiempo que llevaba sin actualizar… jajajajajaja!

Un besituuuuu a todos. Espero que los exámenes hayan ido bien. 😉

Heathrow!!Aaaagggg!!

Se ve que no es Navidad si no llego a Madrid el 22 por la noche… Que asco… Y esta vez ni siquiera entiendo que es lo que ha salido mal (no escribo acentos ni enyes porque no se encontrarlos en este tecaldo). Se supone que tenia mas de tres horas para cammbiar de aeropuerto… Mentira cochina! Tenia 3 y peladas… pero aun asi pensarias que era suficiente. Todo ha sido facil, sali del avion, compre divisas, pase el control de pasaportes, cogi mi maleta (y descubri que la pequenya habia explotado :S), pague 5£ para que me forraran la maleta en plastico, compre un billete de bus a Gatwik, cogi el autobus y llegue tarde. Afortunadamente TODO el mundo de British Airways es HIPER educado y agradable. No he entendido muy bien xq, pero, a pesar de que me echan la culpa a mi por haber perdido el avion (yo no me atrevo a quitarmela, pero tapoco comprendo que he hecho mal) no me han cobrado la tarifa de $200 que correspondia. Eso si, he tenido que volver a pagar el autobus a Heathrow (q por supuesto he pasado durmiendo). Una vez en Heathrow, como no tenia muy claro a donde queria ir, un punki nuy majo me ha dado direcciones (yo se las habria pedido a alguien de apariencia mas amigable, pero el me la ofrecio 🙂 ).
Para los que tengais intencion de volar a Londres alguna vez, os advierto: Heathrow es un PUTO LABERINTO!!!!! me he pasado mas de media hora buscando los motradores de British airways (q una creeria que deberian se mas visibles, ya que es la companyia principal del aeropuerto) y luego mas o menos el mismo tiempo buscando la puerta 5… Ahora estoy navegando por cortesia de un inglesito muy majo que me ha regalado sus ultimos minutos de conexion, mientras espero a que anuncien mi vuelo, pero no se a que conyo esperan… y me estoy empezando a poner nerviosa. Si pierdo este, no podre salir hasta manyana, y dormir en el aeropuerto no me parece mi plan odeal para estas Navidades… :S
Lo peor de toda esta situacion es que, como ya he dicho, sospecho que es culpa mia, pero es que encima NO SE XQ!!!!! Agggggg! Yo solo quiero irme a casa!!!! 😥
En fin… Nada pasa sin un motivo, verdad?? Hay una razon para esto. Como poco una leccion que aprender. O a lo mejor es el destino que me ha traido aqui. Algo importante pasara gracias a este cambio de planes.
En fin… En unas horas ya estare en casa, durmiendo en mi camita, y este interminable verano se habra acabado para siempre.
Un besituuuuu muy gordo a todos!!! 😉

Buenas excusas

Hoy es el último día del ayer, de mi particular (y terroríficamente largo) verano. Aunque suene redundante, mañana empieza el mañana. He dado un pasito hacia alante. El país entero respira aire de cambio, no iba yo a ser menos!
Pero mañana también es el último día de Nils aquí. Vuelve a Noruega. No hace más que decir que cuándo vamos a ir a visitarle. Yo espero poder ir este verano, pero no sé si él estará o se habrá ido a Sudáfrica.
Es curioso, porque cuando empezó el verano me despedí de él con la horrible idea de que no volvería a verle jamás. Ahora el sentimiento vuelve, pero esta vez con un poquito más de esperanza, porque si ya ha pasado una vez, porqué no va a repetirse? Pero estas cosas me dejan pensativas. Me hacen darle vueltas al concepto de tiempo que tanto me obsesiona. Se me hace curiosa la cantidad de gente a la que conocemos y a la que nunca volvemos a ver. Normalmente no nos importa demasiado (de ahí el que no volvamos a verles). Pero hay veces que sí te importan, y te dices a ti mismo: "ya le veré mañana" o "ya iré a visitarle el año que viene", y nunca más se vuelve a hablar, o sí se habla, pero nunca volvéis a veros. Pero es que hay otras veces que ni siquiera es así. A veces, por la circunstancia que sea, ni siquiera os despedís. No somos conscientes de que esa era la última vez y no te preocupas por recordar la mirada, la sonrisa, el gesto… No te das cuenta asta que no es demasiado tarde y ya no duele nada. Así es más fácil, supongo. Pero tal vez si hubieses sabido que nunca volveríais a verlos habrías dejado claros tus sentimientos, o le habrías dicho lo que significa para ti para que al menos se lleve eso consigo.
No sé, me estoy rallando.
Claro que también hay otros casos, como este con Nils, en los que para tu sorpresa, esta no va a ser la última vez. Siempre estamos dispuestos a darnos la lata, en el país que sea y con la excusa que haga falta.
Esta noche nos vamos de cena de despedida (a ver flamenco… ya me diréis que sentido tiene). Brindaremos por las buenas excusas!!

Un besituuuuuuuu!

Si llueve, pues te mojas :)

  

Hoy he cogido un taxi para ir a clase. Tenía q entregar un óleo y seguía húmedo, por lo que no estaba dispuesta a meterlo en el autobús. No es que sea gran cosa, pero a mí me gusta. Tiene colores MUY brillantes y me hace sonreír. Un bodegón que me guste ha resultado no ser algo tan fácil de encontrar, así que no me pensaba arriesgar a q ningún vagabundo se me cayese encima y me destrozase la pintura.
Por norma general, empezar el día en un taxi es un mal síntoma, un vaticinio de lo q está por venir; pero hoy no. Creo que es sólo porque me han halagado, y por una vez no he tenido la sensación de que mi trabajo era una mierda. También por primera vez me he sentido con ganas de sociabilizar. Hacía ya un tiempecillo que había perdido el interés hasta por eso, y la verdad es que los días se volvían mucho más tediosos.
Luego, a la hora de volver a casa, he bajado hasta la entrada de Federal y he visto que parecía de noche. Llovía como hacía mucho que no llovía por estas tierras. Incluso hay posibilidades de tormentas eléctricas esta noche! Este hecho me encantó, pero por mucho que me guste el agua… tengo que caminar 15 minutos y luego coger un autobús… Así que he vuelto a subir arriba, con Hana, Kevin, Jamie y si profesor de pintura de bodegón. Últimamente estoy aprendiendo alguna que otra lección importante de gente que no me agrada demasiado. Kevin es uno de esos, o Arthur, mi compañero gigante de la clase de los jueves. No existe motivo alguno por el que me deban caer mal, pero aún así, me pone de mal humor. Qué queréis que os diga? Que sonríen demasiado? Que siempre están hablando? Que todo les hace ilusión? Que son muy amables? Parezco el Grinch que robó la Navidad. Yo paso el día refunfuñando y despreciándoles, mientras que ellos, de vez en cuando, se me acercan y se muestran tal y como son: alegres, humildes, amables… me sonríen y se me cae la cara de vergüenza. Pero lo agradezco de corazón. Me hacen sonreír y me devuelven la calidez que el verano se llevó. Eso es lo que necesitamos todos de vez en cuando: gente honesta que nos recuerde que ser buenos es bueno para nosotros y que si estuviésemos dispuestos nos haría felices.
Después de eso he visto que Kirk era el modelo esta tarde y he maldicho mi suerte por no tener mi cuaderno de bocetos conmigo. Ese hombre es un regalo para la vista, el lapicero y el currículum.
Ya no me quedó otra más que volver a casa. Salté al autobús 10 casi en marcha en busca de un atajo (la conductora no tenía un buen día), pero he descubierto que para muy lejos de Market y New Montgomery, así que he tenido q caminar bajo la lluvia algo más de lo esperado. Para cuando ha llegado el autobús 38 (el que me deja a cuatro manzanas de casa) ya sentía las gotas de agua recorrerme el cuero cabelludo, las cejas, resbalarme por las mejillas y descender mi mano, separándose aleatoriamente en gotas dirigidas a cada uno de mis dedos. No creo que haga falta que os explique cómo ha terminado mi pobre abono transportes :S
Del autobús a casa fui silbando felizmente. La gente me miraba raro, pero yo estaba contenta y ya estaba empapada, qué más me iba a dar un poquejo más?
Como me he quedado en Federal un piquito más de lo habitual no me he encontrado con mi repartidor favorito y no hemos podido hablar del tiempo en el ascensor. Ya en casa sólo estaba Nils, pero enseguida llegó Laura y charlamos felizmente de cualquier estupidez sin importancia que se nos ocurrió.
Ahora es de noche y no me puedo (ni quiero) quitar esta canción de la cabeza. Me inspira pensar que qué bonito es el amor que correspondes y la satisfacción personal! Qué bonito poder pararse a disfrutar los instantes y guardarlos para siempre como recuerdos! Todos deberíamos poder deleitarnos de vez en cuando con la paz que nos ofrecen los pequeños detalles y la conformidad con el mundo.
Si llueve, pues te mojas! Para qué complicarnos más? Sólo necesitamos un poquito de confianza y alguna que otra mano amiga que evite que despegues los pies del suelo.

Un bsituuuuuuuuuu muy gordo a todos!! 😉

Llueve :)

Hoy por fin ha llovido! Llevaba meses si caer ni una gota… Desde
marzo, creo. He salido de clase y el cielo estaba oscuro. Todo el mundo
corría (cosa que en San Francisco no es demasiado recomendable). Cuesta
arriba, cuesta abajo, refugiándose donde pudiesen. Yo, en cambio,
aunque sin quieres, parece que he esperado a que empezase a llover de
verdad para pisar esa acera tan empinada de Powell. Un niño pequeño ha
empezado a gritar cuando ha visto que el tranvía en el que iba ha
comenzado a bajar la “colina”. Yo me las he apañado para no resbalarme
y subir en el autobús que menos abarrotado parecía. Y una vez en casa
me he encontrado con mi repartidos favorito. Siempre hablamos del
tiempo en el ascensor, jejejejeje! Típico, no?
Caminando hacia casa he vuelto a percatarme de eso que tantas veces he
notado y tanto me molesta: esta ciudad no huele. Bueno, me corrijo.
Huele a cosas pequeñas e insignificantes, desagradables en su mayoría.
Huele a excrementos y orina, a geranios, a comida china, coreana,
japonés, mexicana… huele a sudor y a polución, pero no huele a nada
grande. No huele a árboles, ni a tierra, ni a humedad, ni a frío, ni a
niebla, ni a lluvia… ni siquiera a mar! Al parecer es el pacífico,
porque en Los Ángeles tampoco se percibe olor alguno… al menos no
hasta que estás sobre la arena de la playa, y por fin el aire sabe sa
sal. La lluvia tampoco hace ruido. Parece caer en blando, como de nube
a nube. Solo se ve y se siente. Se siente… como todo lo bueno. Y
mientras todos huyen, yo me quedo y lo disfruto. Lo siento. Sólo yo. Y
el repartidos (O al menos eso me ha dicho hoy).
Bajo el agua me he puesto a pensar… y he echado de menos todos los
lugares en los que he estado y no estoy. Viviendo aquí afortunadamente
nunca he deseado volver a casa, pero eso no significa que no lo eche de
menos. Quiero que huela a berros y a pinos, quiero que el agua caiga
helada y en gotas pesadas, y quiero sentir el calor de mi familia y mis
amigos.
Espero que mañana llueva otra vez y no sea una de estas tonterías de un
día, que enseguida ha terminado y ni tú ni yo nos acordamos.

No sé porque, pero hoy el silencio, ese que normalmente me acompaña y me conforta, no me ha sido suficiente.

Un besituuuuuu muy gordo a todos!