Otro sitio más de WordPress.com

La Ciudad

La verdad es que llevo ya bastante tiempo sin levantar cabeza. Estoy cansada de ser la actriz secundaria en una película que no pagaría por ver. Me quejo, me quejo y me quejo… Pero lo cierto es que nada de lo que me rodea es nunca tan malo. Estoy aquí, sentada en el sofá heredado de la familia de una buena amiga, viendo la puesta del sol por la ventana. La luz me calienta, creando sombras alargadas, de bordes verdes, rojos, azules y morados. Hace  malabares entre las azoteas de edificios desmejorados, mostrándome lo bello que el mundo puede ser cuendo ves la superficie; sin dejar de comprender que debajo hay más, miles de vidas con sus pequeñas historias, más o menos felices, más o menos guapos, más o menos conscientes del paraíso de azoteas que les rodea. Y yo que me siento, lo observo y sonrío, porque en el fondo lo sé. Conozco el secreto que convioerte a la ciudad en un lugar hermoso, a pesar de la contaminación, los tiroteos y la violencia que también veo por las noches cuando miro hacia abajo.

Ahora que la luz ya se ha ido y regresa el frío, procuraré seguir mirando hacia arriba. Intentaré recordar que cuando me canso puedo ir a la playa, o a la montaña… a los lugares, directamente a las afueras de la ciudad onde no hay un “arriba” ni un “abajo”, dondo sólo existe la superficie y es toda mía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s