Otro sitio más de WordPress.com

Historias, cuentos y anécdotas

Andamos escuchando historias, cuentos y experiencias de otros, siempre intentando ver en qué punto lo narrado puede convertirse en algo que nos sucedió a nosotros. Siempre aparece esa sed, esa necesidad de sentirnos identificados, de formar parte de algo y de ser el centro. Podría yo ser Cenicienta? Podría tal vez ser la princesa en "La Princesa y la Rana"? Tal vez podría ser el Gladiador? O incluso el Soldadito de Plomo… Cualquiera serviría. Pero busco, busco y me aburro. O mejor dicho, me enfado. Dónde está mi cuento? Y no será por falta de historias, cuentos o anécdotas. Tengo la cabeza llena, los oídos taponados y las manos vacías.
Claro que todo personaje pertenece a una historia, eso no se puede negar. Si existes, eres alguien, ya seas el bueno, el malo, el bufón, la princesa, la mascota… Por eso me he reafirmado en algo que ya creía desde hace tiempo: Soy el mejor personaje secundario. Sobre mi salario no sé qué decir, porque no tengo aún muy claro cuánto les pagan a los demás, pero sí puedo decir que de día vivo tranquila. El problema es que siendo el secundario, las historias sólo te mencionan, nunca te tratan en profundidad. No existen historias que hablen sobre mí.
Anuncios

Una respuesta

  1. desire

    pekeña, me encanta esto, como puede ser que no lo haya leido antes…

    21 febrero, 2010 en 16:14

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s